miércoles, 29 de enero de 2020

Pitty Ortiz, el campeón de la vida, necesita de tu apoyo

Pitty Ortiz, piloto montereño

Miguel Ángel Ortiz (44) más conocido en el mundo del motociclismo como Pitty Ortiz pasa momentos muy complicados en su salud. Una lesión en la cabeza del fémur izquierdo lo alejará por un buen tiempo de las pistas, sin embargo, nuestro personaje no pierde el buen humor y se encomienda a Dios para tener una pronta recuperación sin secuelas.

La lesión fue producto de una caída en la tercera etapa del Gran Premio Integración del Oriente (GPIO-2020) donde Ortiz participaba en la categoría motos 250 cc, al momento de cruzar un arroyuelo la llanta delantera resbaló en una piedra ocasionando la caída y la lesión del piloto.

Era la etapa que se corría el sábado 25 de enero entre la comunidad de Santa Anita y Concepción, la lesión lo obligó a abandonar la prueba donde él participaba por primera vez y en la que venía haciendo un buen performance, pues hasta ese momento ocupaba el puesto 16 en la clasificación general y estaba en el séptimo lugar en su categoría.

En la clínica Cardio Salud de Montero recibe la atención médica profesional, allí fue intervenido quirúrgicamente, los gastos médicos son muy fuertes pero Pitty se siente agradecido por las muestras de cariño por la gente ligada al deporte tuerca que les han hecho llegar sus saludos y aportes económicos para costear el tratamiento de su recuperación que demandará algunos meses.

“Nunca imaginé tener apoyo de los pilotos que compitieron la Integración, estoy sorprendido por las muestras de apoyo”, dijo Pitty en su lecho de enfermo, el martes por la noche cuando conversó con Impacto Deportivo.

Pitty se había convertido en una sensación en la GPIO por su condición, al lugar que llegaba la gente lo esperaba para observarlo, era entrevistado por los periodistas deportivos que hablaban bien de la participación del montereño que pese a no tener una pierna mostraba su aplomo al momento de conducir su máquina y el aprovechaba la ocasión para lanzar su mensaje de superación.

El público en la ruta lo seguía, era considerado como un mensaje de vida y superación, con su sencillez y humildad se granjeó el respeto de los dirigentes del deporte tuerca y el respeto de los competidores que participaron en la prueba.

“Cuando se quiere se puede, solamente uno se pone las limitaciones, las taras están en nuestra cabeza y eso no nos deja crecer como ser humano, debemos seguir adelante pese a la adversidad”, era el mensaje que siempre pregonó en la ruta donde agradecía a su patrocinadores por la posibilidad que le dieron de estar en una de las pruebas más grande del deporte tuerca del país.

Al piloto lo que más le preocupa son sus pequeñas hijas que desde el lunes retornarán a clases y él por su estado de salud no podrá apoyar económicamente para la compra de los útiles escolares, pero es consciente que Dios no abandona a sus hijos y eso lo deja un poco tranquilo.

Precisamente, la familia de Ortiz y sus amigos están organizando para el domingo 2 de febrero un almuerzo solidario para poder recaudar dinero que permita costear los gastos médicos, la actividad se desarrollará desde las 11:00 en la plaza del Excombatiente (La Floresta), el precio del cubierto es de Bs 20 y 25.

Un apasionado por los fierros

Pitty es un montereño de pura cepa, un floresteño, que desde muy joven se apasionó con el motociclismo, debutó en este deporte a los 19 años de edad. Le gusta mucho el vértigo, la velocidad y la adrenalina que provoca conducir una motocicleta en el circuito o en una competencia.

Por esas cosas de vida, el 2009 tuvo un grave accidente en una moto, que le provocó una lesión en su pierna izquierda que más tarde derivó en la amputación de la extremidad inferior, sin embargo, como un árbol de roble, Pitty en vez de quebrarse siguió adelante.

En el 2015, el bravo piloto montereño pese a su limitación física volvió a montarse en una motocicleta, Pitty quiso demostrar a la sociedad que las limitaciones del ser humano solo están en la mente y que si uno se propone alcanzar metas las puede lograr con esfuerzo, sacrificio y dedicación.

La pasión por los fierros es tal que una vez recuperado piensa seguir en el motociclismo, pero que en esta ocasión escuchará a su familia para ver si retorna al motociclismo o de lo contrario a practicar o apoyar a otra disciplina, dice mientras esboza una sonrisa.

En el palmarés de Ortiz están su ocho títulos logrados de manera discontinua en la carrera Integración del Sara, prueba donde siempre destacó, al margen de las participaciones que tuvo en los campeonato nacionales donde siempre representó a su querido Montero.

La fama de Pitty trascendió las fronteras del país, en las redes sociales se pueden observar fotografías y vídeos de cada una de sus carreras que han sufrido una pausa obligada por cuestiones de salud.

En la actualidad, este competidor montereño que se ha convertido en todo un personaje en todo el país, en este momento complicado pide el apoyo y la solidaridad de la población para seguir adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario